Consejos útiles sobre mantenimiento del césped natural – Agrocesped

Compartir en Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Consejos sobre mantenimiento de césped natural en tepes. Cómo solucionar los trastornos del césped natural. Cuidados a tener en cuenta del césped natural.

Desde Agrocesped, S.L. queremos daros unos consejos sobre el mantenimiento de césped natural y de cómo solucionar algunos trastornos que nos pudieran surgir en el césped natural de vuestro jardín.

 

Nutrientes del abono y herbicidas:

Un exceso de abono puede ocasionar quemaduras en el césped natural. Debemos repartir de manera uniforme y en una proporción de 20-30 gramos por cada metro cuadrado. De igual modo, la falta de nutriente de nitrógeno, fósforo y potasio pueden dañar los rollos de tepes de césped natural. Desde Agrocesped, S.L. recomendamos unos porcentajes de NPK (Nitrógeno, fósforo y potasio) de 12%, 11% y 18%, respectivamente. Por otro lado, los herbicidas mal empleados y con una dosis no recomendada por el fabricante también le hace mal al césped natural.

Animales:

Los orines de los perros y gatos pueden provocar manchas amarillentas en el césped que son irrecuperables. Para ello, debemos prestar atención de que no entren para hacer sus necesidades.

Períodos de sequía:

En los meses de verano, las precipitaciones son escasas durante todo este tiempo. Ante estos períodos de sequía debemos tener en cuenta lo siguiente:

  • Regar de forma abundante el césped natural. Es preferible hacer más riegos y de menos tiempo de duración. La solución está en encontrar el césped húmedo a lo largo de todo el día.
  • Regar temprano y por la noche. En épocas de sequía aconsejamos que se haga un riego por la mañana y otro por la tarde-noche, a excepción de los primeros días de la plantación de los tepes de césped natural que tienen que ser como mínimo tres riegos diarios, aunque sea en pleno sol ya que lo principal en los primeros días del césped es su enraizamiento.

    Riego del césped natural
    Riego del césped natural
  • Tenemos que ajustar el riego dependiendo de si la sequía es en verano (como normal general) o en invierno. Es obvio que necesitemos más agua en verano.
  • Además, recomendamos que se instale un programador o sistema de riego automático que provocará que ahorremos agua y lo aprovechemos de la mejor manera posible.
  • Otra solución en períodos de sequía es realizar la siega recomendada. El césped natural alto proporciona más sombra al suelo, lo que hace que se mantenga más húmero cuando se riega.
  • Si realizamos la aireación al césped, mejorará el drenaje del agua en la tierra.

Zonas soleadas y zonas sombrías:

Hay determinados jardines que les da mucho el sol o, por el contrario, le da la sombra. Por eso debemos elegir una variedad de césped que sea ideal para ambas zonas. También, debemos de segar el jardín a una altura considerable porque si lo dejamos muy corto podría llegar a quemarlo. Luego, no debemos regarlo en horas de sol, a excepción de los primeros días que dijimos con anterioridad. De la misma forma, el frío intenso también provoca quemaduras. Hay variedades como la bermuda o el cynodon dactylon y el paspalum que no soportan bien el frío y siempre se poner amarillo durante los meses de invierno.

Cultivo de Césped Agrocesped
Cultivo de Césped Agrocesped

Por otro lado, las zonas sombrías de los jardines también es un problema porque toda planta necesita un mínimo de sol para crecer y para que realice el proceso de fotosíntesis. Para ello, recomendamos las variedades de festuca y ray grass inglés que son el tipo de césped más resistente para ello. Si bien en estas zonas de sombra debemos echar un porcentaje menor de nitrógeno que cuando le da el sol. De igual manera, se aconseja que el porcentaje de fósforo y potasio sea mayor.

Árboles:

Las raíces de los árboles pueden dañar al césped ya que las ramas y el tronco producen sombra en el césped, por eso debemos procurar podarlo. Además, hay raíces que pueden competir con las del césped.

Jardín con árboles
Jardín con árboles

Mala calidad de los suelos:

Un suelo compacto (arcilloso) da problemas de encharcamiento y, en consecuencia, falta de oxígeno. Para ello, sería necesario realizar la aireación y escarificación del terreno. También puede haber terreno con piedras grandes, tierras de mala calidad… que producen que el césped tenga un crecimiento lento y escaso, además de tener manchas amarillentas en el césped.

Salinidad:

Tenemos que procurar que el agua que extraigamos de algún pozo o cualquier otro lado no tenga alto nivel de sal. Puede ocurrir que en los jardines de las zonas marítimas haya pozos que contenga agua salada. A pesar de que el césped sea resistente a la salinidad, se recomienda que el riego se haga de agua dulce.

Abundancia de agua:

Puede venir provocado por un exceso de riego o un mal drenaje del suelo del jardín de su casa. El césped natural necesita tanto agua como oxígeno. Si tiene mucha agua, no le entrará el oxígeno, además de que puede incrementar los hongos y enfermedades.