Archivo de la etiqueta: crecimiento

Abono para césped

El abono para césped natural es necesario para un correcto crecimiento de la planta, sustancias como nitrógeno, fósforo y potasio son fundamentales

Para mantener un jardín cuidado y en perfecto estado las tareas mínimas a realizar
son: la siega, un adecuado abono para césped y por último regar. Con estos tres
cuidados mínimos lo conseguiremos.

Desde Agrocesped, le aconsejamos un abono para césped que contenga cantidades de
nitrógeno, fósforo, potasio, magnesio, azufre, boro, hierro, manganeso y zinc, todas
ellas sustancias necesarias para el crecimiento del césped.

Estas sustancias van acompañando al césped en sus diferentes fases de crecimiento, así
aseguran su asimilación de forma prolongada durante todo su desarrollo radicular,
consiguiendo un césped tupido y en perfecto estado.

Abonos y fertilizantes especiales para césped.
Abono complejo para césped

Oferta Especial: Saco de 25 kg. Fertilizante complejo con microelementos, ideal para el mantenimiento del césped, a un precio de 49,98 €. Iva y Transporte incluidos en el precio.

El abono para césped se deberá echar en los meses de marzo a noviembre, unas 3 o 4 semanas en total, durante todo este tiempo aseguramos que el jardín no pierda ninguna de sus cualidades.

Su forma granulada o perlada facilita la distribución de sus nutrientes de una manera eficiente y equilibrada, la dosis adecuada será de unos 20 a 30 gramos por cada metro cuadrado, es decir, entre 2 y 3 kilos por cada 100 metros cuadrados de césped. Esta cantidad puede variar dependiendo del suelo, clima, el uso, tipo de césped,…

 

Agrocesped utiliza un tipo de abono mineral complejo granulado con unos buenos
resultados para el césped. Lo principal que debemos fijarnos a la hora de elegir
nuestro abono para césped es que tenga nitrógeno (N), fósforo (P) y potasio (K) en la
proporción de 12, 11 y 18% respectivamente. Otros nutrientes en proporciones más bajas
serán el zinc, manganeso, azufre magnesio, hierro y boro.

Abono complejo cesped
Abono para césped

Las características de los principales nutrientes del abono para césped son:

Nitrógeno: es el más importante, favorece el crecimiento de la hoja y el enraizamiento
de sus raíces, su color es más verde y llamativo. Pero hay que tener cuidado ya que un
exceso de nitrógeno podría quemar el césped o provocarle hongos.

Fósforo: durante el crecimiento y la siembra facilita el sistema radicular.

Potasio: Estimula el crecimiento de la planta, además la protege de la sequedad, del
frío y de posibles enfermedades.

Magnesio: es un complemento del potasio, además de enriquecer el suelo.

Azufre y Calcio: el primero influye en el color de la planta y el segundo mejora las
cualidades del suelo.

Desde Agrocesped le ofertamos un abono para césped de la mejor calidad, utilizado en nuestro césped, no dude en ponerse en contacto con nosotros o solicite presupuesto sin
compromiso.

Control de malas hierbas-Agrocesped

Césped natural de Agrocesped. Libre de malas hierbas. Uso de tratamiento especializado de malas hierbas. Rollos de Césped natural en tepes de calidad.

La mala hierba o maleza la podemos definir como aquella planta o hierba que crece en un sitio no deseado y donde tenemos previsto sembrar otras variedades en concreto. Existen diferentes tipos de malas hierbas: de hoja estrecha y de hoja ancha. Las podemos eliminar de forma manual, arrancándola con la mano (de raíz al ser posible) y, también, con herbicidas.

Por un lado, este tipo de hierbas nos dan una sensación de abandono y de un césped débil, y compiten con el césped por el agua, el sol y los nutrientes que le aportemos como una semilla más. Las razones del crecimiento de las malas hierbas pueden ser debido a la mala calidad del terreno, a los daños producido por los insectos, animales, etc., a las condiciones climatológicas (por ejemplo, con el calor intenso pueden ayudar a crecer este tipo de malas hierbas, esto lo denominamos stress medioambiental). También, el mal uso o falta de mantenimiento podrían ayudar a que aparezcan esas malezas (la altura de corte, el riego, el abono, aireación…) y, por último, los daños físicos, como un pisoteo intenso, si la variedad no tolera esta característica.

Cultivo de césped natural
Cultivo de césped natural

Por el contrario, para evitar el crecimiento de las malas hierbas debemos seguir las siguientes pautas: la implantación  de tepes de césped natural. Quizá sea el principal consejo para evitar las malezas debido a que hacen los tratamientos exhaustivamente;  un corte adecuado (ni demasiado largo ni demasiado corto, aconsejamos que el corte sea de unos 3 centímetros, en verano la frecuencia de siega tendría que ser semanal); el riego y el abono han de ser acorde con el césped que tenemos; preparar el terreno con una base de mantillo mezclado con arena y tierra vegetal en unos 8-10 centímetros de altura; eliminar las malas hierbas nada mas que aparezcan para evitar que se desarrollen. Además, tenemos que ser precavidos durante todo el año. A pesar de que normalmente nacen en primavera y verano, deberíamos revisarlas en otoño e invierno. También podríamos evitar plagas y hongos en el césped (realizando medidas de prevención) ya que se haría más fácil luchar contra esas malas hierbas. Por último, realizando tratamiento con herbicidas.

Dentro de los herbicidas disponemos de dos clasificaciones, entre otras. Por un lado, los herbicidas sistémicos (penetran en la planta) y herbicidas de contacto (destruyen las hierbas ya que no deja realizar la fotosíntesis). Por otro lado, herbicidas preemergentes (de manera preventiva) y herbicidas postemergentes (se aplican posteriormente a su aparición). Para todo ello, emplee la dosis recomendada según las instrucciones de uso, airee el césped cuando esté compactado y no utilice los herbicidas con sol o viento, podría estropear nuestras plantas o el jardín de algún vecino.

Césped natural Agrocesped
Césped natural Agrocesped

En las instalaciones Agrocesped, S.L. dispone de un césped natural cuya variedad “trafic” es la que ofrece mayor resistencia frente a las malas hierbas. Además, la composición de estas semillas (festuca arundinácea, ray grass inglés y la poa pratensis) unido a los productos y fertilizantes que realizamos, hace que se adapte muy bien al clima, al pisoteo, a enfermedades, al terreno y a los hongos. De esta forma, podemos disfrutar de un jardín con un césped natural de calidad y libre de malas hierbas.

 

En resumen, para controlar las malas hierbas debemos seguir un pequeño plan. Primero, identificamos las malas hierbas. Segundo, vigilamos si entra o no en el césped, luego, gestionamos adecuadamente el jardín y, por último, seleccionamos el herbicida más completo para cada caso.